¿Qué debemos saber sobre el Trastorno Obsesivo-Compulsivo?

El Trastorno tocObsesivo-Compulsivo (TOC) es una enfermedad en la cual una persona sufre pensamientos, impulsos e imágenes no deseados y perturbadores (obsesiones) y siente la necesidad de completar actos o pensamientos repetitivos (compulsiones). El TOC es considerado un Trastorno de Ansiedad.

La persona con TOC deja de ser dueña de sus pensamientos y su cuerpo, para ser gobernada por sus obsesiones y compulsiones. El sufrimiento que supone todo esto hace que muchas veces los pacientes lleguen a la consulta exhaustos, buscando recuperar algo de aquella libertad que recuerdan haber tenido antes de sentirse obsesionados.

¿Cuáles son los tipos de obsesiones más comunes del TOC?

  • Contaminar o ser contaminado;
  • A la responsabilidad de cometer graves errores o dañar a terceras personas;
  • A estar excesivamente preocupado por el orden y la simetría;
  • A sufrir pensamientos indeseables vinculados a la violencia, la agresión o el sexo;
  • A contravenir las propias ideas relativas a la religión, la ética y la moral.

¿Qué función cumplen las compulsiones o rituales en el TOC?

Los rituales o compulsiones son conductas estereotipadas que se efectúan reiteradamente para reducir la ansiedad obsesiva y recuperar un sentido de tranquilidad, son excesivas e irreales en relación a los temores obsesivos que intentan aliviar.

¿ Cuando se considera que una persona sufre de TOC?

  1. Cuando la presencia de obsesiones y compulsiones se vuelve inmanejable y ocupa un tiempo considerable de la vida de quien la padece – más de una hora por día-. En promedio, una persona clínicamente afectada pasa seis horas diarias con sus síntomas.
  2. Cuando este sufrimiento interfiere en la vida y actividades cotidianas del afectado.

Llegar a pedir ayuda es dar un gran paso en el camino hacia la recuperación.

¿El TOC puede ser tratado actualmente?

La mayoría de personas con TOC, una vez diagnosticadas, mejoran con un tratamiento adecuado, que actualmente incluye una combinación racional de diversos enfoques.  Cada recurso a emplear debe ajustarse a las necesidades específicas y preferencias del individuo.

Los tratamientos actuales de efectividad demostrada son la terapia cognitivo-conductual y las farmacoterapia, generalmente inhibidores de la recaptación de serotonina(ISRS) como primera opción farmacológica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas