¿Qué es el síndrome del túnel carpiano?

sindrome tunel carpianoEl síndrome del túnel carpiano es un síndrome neurológico producido por el atrapamiento del nervio mediano en el túnel del carpo, donde se hallan también los diferentes tendones flexores de los dedos y vasos sanguíneos. Es una neuropatía periférica local muy común, que presenta un mayor número de casos en mujeres, padeciendola 7 de cada 10 mujeres entre 40 y 60 años.

Los movimientos repetitivos de la muñeca y las tendinitis recurrentes son causas etiológicas conocidas, por lo que presenta con gran frecuencia un origen laboral, como consecuencia del desarrollo de tareas que requieren movimientos mantenidos y repetitivos de hiperextensión de la muñeca o de aprehensión de la mano.

¿Cuales son los síntomas?

Los síntomas más frecuentes son el dolor, parestesias, entumecimiento u hormigueo en los dedos que están inervados por el nervio mediano, y dificultad o imposibilidad para realizar el movimiento de separación del pulgar. Estos síntomas frecuentemente empeoran por la noche, e incluso pueden hacer despertar al paciente. Este síndrome puede manifestarse tanto de forma aguda como crónica, aunque es más frecuente la forma crónica, pudiendo perdurar lo síntomas durante meses o años.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico del síndrome del túnel carpiano se puede realizar a través de distintos test clínicos:

  • Signo de Tinel: dar pequeños golpecitos sobre el nervio mediano a nivel de la muñeca para hacer que irrumpa el dolor desde la muñeca a la mano. Si aparece dolor, el test es positivo.
  • Test de Phalen: Doblar la muñeca completamente hacia adelante durante un minuto. Si aparece, hormigueo o debilidad, el test es positivo.

Por otra parte también disponemos de pruebas diagnósticas como son la electromiografía y la ecografía, que son más específicas y permiten confirmar la compresión del nervio mediano. En la ecografía, se puede evaluar cuantitativamente el engrosamiento del nervio y la electromiografía permite establecer la velocidad de conducción nerviosa sensitiva y motora, manifestándose en este síndrome con un retardo de ambas a su paso por el carpo. De las dos la prueba más sensible y fiable es la electromiografía.

La radiología se reserva habitualmente para situaciones en las que se ha producido un traumatismo previo, y hay que tener en cuenta que puede ser necesaria una radiografía cervical si existe sospecha de radiculopatía cervical. El síndrome del túnel carpiano puede tener un origen secundario, debido fundamentalmente a enfermedades de origen metabólico.

¿Cómo se trata el síndrome del túnel carpiano?

Los tratamientos deben comenzar lo antes posible y pueden ser conservador o quirúrgico, según las indicaciones del médico. Ofreciéndose uno u otro en función de los síntomas que presente el paciente.

El tratamiento conservador incluye además de la modificación de la actividades habitual (evitar gestos repetitivos que pudieran favorecer la aparición de dolor de la mano), el uso de fármacos anti-inflamatorios no esteroideos (aspirina, ibuprofeno,etc) ejercicios terapéuticos, terapia de ultrasonido, microondas.

Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento pueden ser útiles en las personas cuyos síntomas han disminuido o terminado. Estos ejercicios pueden ser supervisados por un fisioterapeuta.

La opción quirúrgica es un procedimiento que se realiza comúnmente en nuestro país. Generalmente se recomienda la cirugía si los síntomas duran más de 6 meses, o si hay evidencia de daño muscular. La cirugía consiste en cortar la banda de tejido alrededor de la muñeca para reducir la presión sobre el nervio mediano. Se realiza bajo anestesia local y no suele requerir un larga estancia hospitalaria.

¿QUIERES + INFO?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas