¿Qué es la Neumonía Adquirida en la Comunidad?

neumonia adquirida en la comunidadLa Neumonía Adquirida en la Comunidad es una enfermedad infecciosa que afecta a los pulmones. Ocurre en todo el mundo, en personas de todas las edades y es una de las principales causas de enfermedad y mortalidad. Por lo general, se adquiere al inhalar o inspirar microorganismos patógenos como bacterias, virus, hongos y parásitos adquiridos fuera del ambiente hospitalario.

La Neumonía Adquirida en la Comunidad es una enfermedad que es más frecuente en varones, en los extremos de la vida, en invierno y en presencia de factores de riesgo como, consumo de alcohol y tabaco, estado de malnutrición, etc. El patógeno más frecuente es el streptococcus pneumoniae. La presencia de un infiltrado en la radiografía torácica, en pacientes con manifestaciones clínicas es la prueba más adecuada para realizar el diagnóstico de esta enfermedad.

Las manifestaciones clínicas de esta enfermedad son: fiebre (>38ºC), tos, expectoración, dolor torácico, ahogo o dificultad en la respiración, aumento de la frecuencia respiratoria, y diferentes signos radiográficos que el médico debe conocer. En los ancianos es frecuente la ausencia de fiebre y la aparición de confusión y empeoramiento de enfermedades subyacentes.

Tratamiento en Atención primaria

Dependiendo de la gravedad de la Neumonía Adquirida en la Comunidad y de los factores del riesgo del paciente, se establecerá el tratamiento y la ubicación más apropiada del paciente para su posterior cuidado y seguimiento.

En el ámbito de la atención primaria, a los pacientes con neumonía que no es necesario realizar ingreso hospitalario, el tratamiento con antibiótico debe ser empírico y cubrir las principales causas, y siempre se debe realizar un estrecho seguimiento para ver cómo es la evolución de la enfermedad.

Los estudios realizados demuestran que la administración de un beta-lactámico más un macrólido o una quinolona tienen una eficacia similar. Por lo tanto, debería recomendarse la asociación antibiótica de amoxicilina o amoxicilina con ácido clavulánico más azitromicina o claritromicina, o bien levofloxacino o moxifloxacino en monoterapia. El uso de una cefalosporina oral (cefditoren) sería una alternativa para asociar a los macrólidos.

Todas las personas que tengan un alto riesgo de desarrollar una enfermedad neumocócica o de que la enfermedad sea grave o presente complicaciones, deberían vacunarse frente al neumococo.

Se debe administrar la vacuna antigripal a todas las personas mayores de 6 meses y que no tengan contraindicaciones. Por último, los pacientes fumadores que presentan una neumonía deben intentar abandonar el tabaco.

 

¿QUIERES + INFO?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *