Infiltraciones del aparato locomotor ¿Qué debemos saber?

infiltracionesLas infiltraciones en el aparato locomotor constituyen un tratamiento habitualmente realizado por los médicos rehabilitadores, traumatólogos, reumatólogos y médicos de atención primaria.

En nuestro trabajo diario nos encontramos con pacientes que consultan por patologías con afectación tanto articular como extraarticular o de partes blandas, que son subsidiarias de ser tratadas mediante infiltraciones.

¿Cual es el objetivo de una infiltración?

La finalidad de una infiltración es obtener la eliminación o el alivio del dolor, recuperar la capacidad funcional y reducir la inflamación de una articulación. Para conseguirlo es preciso conocer las patologías en que deben utilizarse, los fármacos que se han de administrar y las técnicas necesarias para su aplicación.

Tras la infiltración, el dolor, la tumefacción, el eritema y el número de células inflamatorias disminuye en horas o días. La amplia aplicación de las infiltraciones del aparato locomotor con corticoides es fruto de la rara frecuencia de efectos secundarios. Con todo he de señalar que una pequeña proporción del producto inyectado puede pasar a la circulación general y producir un efecto sistémico.

Los microcristales de dichas sustancias al depositarse en las estructuras inflamadas y dolorosas, mantienen su acción durante algunas semanas al liberar de forma progresiva el corticoide suficiente para proporcionar una acción antiinflamatoria mantenida.

La infiltración con corticoides también es, con frecuencia, un tratamiento paliativo en los casos en los que existe una enfermedad de fondo, y en otros puede ser resolutivo cuando existe sólo una afección local.

Actualmente, otra sustancia, la orgoteína, es empleada en pacientes con determinadas patologías en las que son aconsejables los corticoides. El ácido hialurónico, producto más reciente, estaría indicado especialmente en artrosis de rodilla poco evolucionadas.

¿Qué medicamentos se suelen utilizar?

Los medicamentos utilizados más frecuentemente en las infiltraciones del aparato locomotor son los corticoides de depósito y los anestésicos locales. La sustancia base de la infiltración depende del objeto de la misma. Ésta puede ser única o asociada a otros compuestos. La sustancia base suelge ser un preparado esteroide (corticoide) y en numerosas ocasiones puede ir asociado a un anestésico.

La infiltración con un anestésico local produce el bloqueo de la conducción nerviosa. Su efecto es pasajero y actúa sobre cualquier fibra del sistema nervioso.

Infiltraciones del aparato locomotor: ¿Cuando están indicadas?

Están indicadas cuando se desea que la acción de un corticoide se limite a un punto determinado del organismo, con la ventaja de conseguir la máxima concentración del fármaco en el lugar indicado. La infiltración de corticoides no se debe aplicar nunca de manera aislada, debe integrarse en un plan global de tratamiento.

El tratamiento debe incluir el reposo de la articulación o del segmento anatómico implicado, la aplicación frecuente de hielo y una adecuada rehabilitación.

  • Artritis reumatoide (adulto y juvenil)
  • Artropatías por depósito de microcristales (gota y pseudogota).
  • Artropatías inflamatorias de otro origen (Enfermedad inflamatoria intestinal, espondilitis anquilosante con afectación periférica, artritis psoriásica, enfermedad de Reiter, etc)
  • Lupus eritematoso sistémico y otras conectivopatías.
  • Artritis traumática aguda.
  • Artrosis/Osteoartritis.

¿Qué debemos tener en cuenta?

Siempre hay que tomar las siguientes medidas de precaución:

  • Rigurosa asepsia.
  • Dominio de la técnica de infiltración.
  • Utilizar la dosis adecuada de corticoide en cada infiltración.
  • Deben evitarse infiltraciones muy frecuentes en cortos períodos de tiempo. El número total de infiltraciones en cada articulación ha de ser 3-4 al año, como máximo.

¿QUIERES + INFO?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *