Endocarditis bacteriana y su prevención en Odontología

La endocarditis bacteriana es una enfermedad que se produce como resultado de la inflamación de los tejidos del revestimiento interno del corazón.

Existen numerosos microorganismos que viven sobre la piel, boca, intestinos y en las vías urinarias, pero no en la sangre. Sin embargo, a veces pueden penetrar en el flujo sanguíneo (por ejemplo, durante un procedimiento quirúrgico o dental). Si durante este tipo de intervenciones hay paso de microorganismos al flujo sanguíneo, pueden quedar atrapados en dichas capas de revestimiento del corazón, originando una endocarditis bacteriana.

Los principales factores de riesgo asociados a la endocarditis son: haber padecido endocarditis infecciosa previa, llevar cualquier tipo de prótesis valvular, o sufrir algún tipo de cardiopatía congénita.

Como medida preventiva de esta complicación infecciosa, encontramos la profilaxis antibiótica. Ésta consiste en la administración previa de un antibiótico, con el objetivo de conseguir un nivel del fármaco en sangre tanto durante el proceso quirúrgico, como en las primeras horas después de la cirugía. En general, la profilaxis está indicada en casos de que exista un riesgo importante de infección, ya sea por las características del paciente, o por las características de la propia intervención.

¿En qué tipo de intervenciones dentales es necesaria la profilaxis antibiótica?

Generalmente, en todos aquellos procesos que puedan causar bacteriemia, es decir, en todos los que se produce un sangrado significativo.

  • Procedimientos dentales en los que cabe esperar sangrado gingival o de mucosas: tartrectomías (limpiezas dentales).
  • Procedimientos periodontales: Raspados, cirugías periodontales.
  • Procedimientos endodónticos.
  • Extracciones dentales.
  • Colocación de implantes.

¿En qué tipo de intervenciones dentales no es necesaria la profilaxis antibiótica?

  • Obtención de radiografías.
  • Aplicaciones de flúor.
  • Obtención de impresiones.
  • Retirada de puntos de sutura.
  • Procedimientos restauradores, como obturaciones (empastes) o prótesis.

Artículo escrito por María Dolores Ramos Martín, especialista en Odontología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas